¿ESTIRAR O NO ESTIRAR?

  • Por arousal
  • El 21/03/2019
  • 0 comentario

  ¿ESTIRAMIENTOS PASIVOS O NO?

¿Cuantas veces en medio de un entrenamiento hemos oído quejarse a alguien durante la ejecución de un ejercicio porque ha notado una molestia o ha sufrido una contracción involuntaria? Más o menos tantas veces como justo después se acerca alguien a esa persona y le recomienda un par de estiramientos pasivos para solventar el problema, en ocasiones muchos eran incluso “profesionales del deporte”

¿que estiramientos son mas adecuados?

Gran cantidad de artículos, textos, libros, hacen referencia al tema de los estiramientos, explicando que son los estiramientos y que tipos existen, pero NO TANTOS  (con solidez científica) que nos expliquen de forma clara cuales debemos hacer, tiempo de ejecución, etc. según el momento y las necesidades individuales.

Bien, para empezar podemos definir estiramiento desde un punto de vista biomecánica como la elongación de los tejidos corporales como consecuencia de una fuerza externa o interna.

Otro concepto básico para poder adentrarnos en esta controversia seria el ROM (máximo rango de movimiento) que define el  movimiento más amplio que podemos hacer con una articulación.

Cuando realizamos cualquier tipo de estiramiento queremos conseguir la mejora de nuestro ROM consiguiendo así mayor movilidad, existen numerosos tipos de estiramientos: activos, balísticos, los populares estiramientos pasivos, etc. Estos últimos son aquellos en los que mediante una fuerza externa provocamos, ampliar el rango de movimiento mas allá de lo que somos capaces con nuestra propia fuerza, y en el que permanecemos 8-10 segundos, son los que hemos hecho y conocemos todos y nos han hecho aplicar al final de nuestros entrenamientos, clases colectivas, en el  momento clave en el que un musculo esta a punto de sufrir una contracción involuntaria o incluso una lesión más grave y también hemos realizado durante el calentamiento, lo que podría haber afectado a nuestro entrenamiento e incluso a nuestra salud muscular.

La razón por la que como profesionales no los recomendamos, tiene evidencias científicas y cada vez más estudios que avalan que los estiramientos pasivos no son quizás los más adecuados ni los más efectivos. Cuando realizamos una elongación pasiva, lo que esta ocurriendo en el musculo es lo siguiente:

-Reflejo miotático: Los mecanorrecceptores del musculo envían a la medula una señal y esta la devuelve el musculo provocando una contracción para poder evitar la fuerza que lo estira, por lo tanto contrarresta el alargamiento del musculo.

Al realizar un estiramiento pasivo, estamos alcanzando una amplitud de movimiento gracias a una fuerza externa como puede ser la fuerza de un compañero o de otro segmento corporal ejerciendo fuerza sobre el musculo trabajado  y no a nuestra propia conexión neuro-muscular, esto se traduce en que ese movimiento esta fuera de nuestro control, lo cual no sirve de nada, pudiendo ser incluso peligroso alcanzar posiciones más amplias sin control de nuestro sistema nervioso. En resumen y dejando atrás los conceptos técnicos, si con estiramientos pasivos reducimos/inhibimos la información nerviosa desde el huso muscular es como si para despegar un avión se desactivasen diferentes sistemas de despegue, y desde ese punto de vista no sería interesante estirar antes o después de los entrenamientos con este tipo de ejercicios.

Bien,si hablamos de la ejecución después de entrenar como vía de relajación muscular carece también de sentido pues un musculo debe poseer cierto tono siempre y cuando estemos vivos, nunca se relaja, incluso en reposo se mandan señales al cuerpo de alerta y contracción.

En Arousal, cada vez más tendemos a la realización de ejercicios y estiramientos activos que buscan el entrenamiento de la movilidad, mediante el trabajo de nuestra propia fuerza muscular sobre un rango de movimiento, sabemos que no son ejercicios a primera instancia suaves, pero si efectivos, por lo que seguiremos trabajando en ello en busca de una mejora en la vida cotidiana de la persona entrenada, donde mejore su bienestar y capacidad de movilizar todos los segmentos corporales, sintiéndose de esta manera más capacitado para realizar cualquier actividad en su día a día, además de prevenir lesiones.

En conclusión, tampoco debemos tachar los estiramientos pasivos, sino tener en cuenta otros ejercicios que de manera activa nos van a aportar más beneficios evitando superar el límite elástico, romper tejido conectivo, etc.  Y que nos van a ayudar a mejorar la propiocepción, el flujo sanguíneo, reforzar el tejido, etc.

entrenamiento blog personal trainer funcional objetivos

  • No hay puntuaciones ¡sé el primero añadir una!

Añadir un comentario